sábado, febrero 21, 2015

El Cristiano "Indiana Jones", Misionero En Colombia - por Marta Villarreal




Cuán grande es el Señor!  No puedo iniciar este escrito con otras palabras porque es lo que sale de mi corazón al contemplar de lejos, como colombiana en el exterior,  todo lo que sucedió al misionero Martin Stendal, durante solo 24 horas,  en Colombia.
Conocí a Martin (como a él le gusta que lo llamen; no pastor, ni líder; él dice: “el único pastor es el Señor Jesús” y lo dice con sinceridad), Asistí por primera vez con mi familia a sus predicas, en un pequeño salón de reuniones sociales en el paqueo del centro comercial los héroes de Bogotá, hace 12 años cuando aún vivíamos allá;  habíamos recién salido del sistema religioso organizado por los hombres, cuando unos hermanos nos invitaron a escuchar la exposición de la Palabra de Dios a través de Martin Stendal, y al ver el testimonio de estos hermanos, aceptamos su invitación. 
Personalmente puedo decir que Dios hablo a mi corazón como nunca antes lo había hecho.  Comencé a oír por primera vez, de la boca de Martin, una predicación limpia de toda psicología y humanismo a la cual estaba acostumbrada a oír y a enseñar durante 25 años como misionera, dentro del sistema religioso al que pertenecía.
Siguiendo con todo este rollo que envolvió la vida de Martin, enlodando su nombre a través de los medios de comunicación,  con mentiras y trampas para ponerlo tras las rejas  por presunto involucramiento con las Farc (fuerzas  armadas revolucionarias de Colombia…. Como se hace llamar la guerrilla).
 Antes de que saliera a la luz pública su detención, en el preciso instante de esta,  fui avisada a través de skype, por Patricia Robledo, quien fielmente, semana tras semana nos envía vía email, las predicas de Martin y  de otros hermanos que se reúnen en el centro comercial los héroes. Su llamada era para pedir oración por la vida de Martin que había acabado de ser detenido en una estación de policía en Bogotá. Y así lo hice, y lo compartí con mi familia primeramente…. Pero unas pocas horas después, ya todos los medios de comunicación estaban haciendo “su agosto” con esta noticia, como si se tratara de un delincuente con una fachada de “pastor”….  Así que ya no había que orar en lo secreto solamente, sino pedir a todos los hermanos en las redes sociales que oraran y que apoyáramos a nuestro hermano Martin, porque conocemos su testimonio de vida y sabemos cómo Dios lo ha usado para traer reconciliación y paz en muchos asuntos entre los alzados en armas ….. Solo que esto, no es noticia para los medios de comunicación.
Y los hermanos, en todos los medios sociales en los que se compartió la noticia, hicieron eco a este pedido y en cuestión de minutos había cientos de hermanos en todas partes orando por Martin, pues sus predicas son conocidas por miles a través de la Internet.

Y vimos la Victoria y la Gloria del Señor en todo!  Los señalamientos contra Martin cayeron por la falta de evidencias,; se descubrió el complot que tenían contra él, pues desde hacía dos años atrás Martin venía siendo extorsionado por guerrilleros. (si quiere detalles entérese por google colocando Martin Stendal)
Entre todas las publicaciones que leí sobre este asunto, me llamo la atención lo que dijo David Witt, de alli tome el titulo para este articulo:

                “David Witt, CEO de Spirit con sede en Arizona de los ministerios de la Voz de los Martires, que ayuda la obra misionera de Stendal y comparte sus libros, dijo que el predicador ha tomado rutinariamente grandes riesgos durante años.
"Nos gusta describirlo como el cristiano “Indiana Jones”. Arriesga su vida a diario llevando mensajes de reconciliación y paz entre los involucrados en el conflicto armado del pueblo colombiano ", dijo Witt por teléfono.

Definitivamente su trabajo es riesgoso todo el tiempo, no solo para él, sino para toda su familia que está involucrada en esta valiosa labor de llevar el evangelio como la única bandera de la paz en las zonas más conflictivas de Colombia; sacrificándolo todo por la causa de Cristo, exponiendo su vida diariamente al peligro, pero confiado en que Dios está al Control de todo en su vida.
Martin Stendal es un siervo de Dios con una gran vocación de servicio y entrega a los más necesitados primeramente. 
Lleva alrededor de 50 años viviendo en Colombia, compartiendo desde su juventud el mensaje de Reconciliación, Perdón y Paz que solo Cristo puede hacer en el corazón de aquel que cree en El.

Desde que lo escuche por primera vez hace 12 años atrás, no he dejado de hacerlo y de dar a conocer sus mensajes que exaltan solo a Cristo.  En el no hay protagonismo ni auto exaltación, no se le ve asomo de orgullo por lo que hace….Y  No escribo esto porque lo idolatro, solo reconozco en él lo que es un cristiano humilde que verdaderamente vive para la glorificar al Señor. Sus mensajes expositivos llegan al alma y edifican la vida del creyente y de todo aquel le escucha; te mueven a vivir en limpieza de de corazón, agradando a Dios en todo, muriendo cada día a ti mismo para que el reino de Dios sea establecido en tu vida primeramente para poder dar fruto que sea visible al cuerpo de Cristo y al mundo. 

En la Internet puedes encontrar sus escritos y predicas que puedes descargar libremente, incluyendo una película que narra un episodio de su vida y ministerio entre los alzados en armas.

La película “La Montana” escrita y dirigida por sus hijas Alethia y Lisa, cuenta un episodio importante que vivió en las montañas de Colombia entre la guerrilla, las autodefensas y el ejército colombiano, una película con un mensaje de paz, perdón y reconciliación entre las partes.

Sinopsis de la película:


En una Montaña en Colombia fuerzas paramilitares tienen a un grupo Guerrillero acorralado en una alta cordillera, sin comida. En busca de una salida, los guerrilleros le piden a un viejo amigo (un misionero que 20 años atrás habían secuestrado y liberado – Martin Stendal) y le solicitan el número del teléfono de un cura reconocido en la zona por sus obras humanitarias, con la esperanza de hallar a alguien que les suba comida a la montaña. El misionero confunde el nombre del padre con el de un paramilitar y sin darse cuenta le da a los guerrilleros el número equivocado. A través de una confusión llena de humor, dos enemigos terminan cara a cara en un encuentro emocional que destapa el núcleo del conflicto en Colombia y el recorrido que cada uno debe tomar para finalmente encontrar la paz en medio de una vida llena de guerra. Esta película se ha presentado en Colombia y fuera de ella con gran acogida por su mensaje de reconciliación y paz entre el núcleo del conflicto armado en Colombia. Aqui les dejo el enlace para verla:   http://www.lamontanacolombia.com/