lunes, enero 03, 2011

Hagan Tres Cosas - David Wilkerson


En medio de la prueba, Dios le dijo a Israel que hicieran tres cosas: “No temáis. Estad firmes. Ved la salvación de Jehová” Su llamado para Israel fue, “Voy a pelear por ustedes. Simplemente manténganse quietos. Estén callados y déjenlo todo en mis manos. Ahora mismo, estoy haciendo un trabajo en lo sobrenatural. Todo está bajo mi control. Así que no entren en pánico. Confíen que estoy peleando contra el diablo. Esta batalla no es de ustedes” (ver Éxodo 14:13-14).

Pronto el atardecer cayó sobre el campamento. Este era el comienzo de la noche tormentosa y oscura de Israel. Pero también era el comienzo del trabajo sobrenatural de Dios. Él envió un ángel protector impresionante para que se colocara entre su pueblo y el enemigo. Yo creo que Dios todavía envía ángeles protectores para acampar alrededor de aquellos que lo aman y le temen (ver Salmo 34:7).

El Señor también movió la nube sobrenatural que le había dado a Israel para guía. La nube súbitamente se cambió del frente del campamento de Israel a la retaguardia y surgió como una pared negra oscura ante los Egipcios. Al otro lado, la nube proveyó una luz sobrenatural, dándole a los Israelitas una visibilidad clara toda la noche (ver Éxodo 14:20).

Aunque el ejército del Faraón estaba en una oscuridad total, ellos todavía podían alzar sus voces. Y toda la noche ellos lanzaban amenazas y mentiras. Este aluvión de mentiras sacudió el campamento de Israel aquella noche oscura. Pero no importaba cuánto gritaba el enemigo sus amenazas. Un ángel montaba guardia protegiéndolos, y Dios había prometido a su pueblo que él los sacaría adelante.

Amado santo, si usted es un hijo de Dios comprado con la sangre, él ha puesto un ángel guerrero entre usted y el diablo. Y él le manda a usted, de igual manera que lo hizo con Israel, “No temas. Está firme. Cree en mi salvación.” Satanás puede que venga contra usted vociferando amenazas malvadas. Pero en ningún momento durante esa noche oscura y tormentosa, podrá el enemigo destruirlo.

“Moisés extendió su mano sobre el mar, e hizo Jehová que el mar se retirara por medio de un viento recio oriental que sopló toda aquella noche” (Éxodo 14:21).
La tormenta de viento que Dios envió fue tan poderosa, que comenzó a partir las olas del mar: “Un viento recio oriental…Así se secó el mar y las aguas quedaron divididas” (14:21).

La palabra Hebrea que se traduce aquí como viento, significa “exhalar violento”. En otras palabras, Dios exhaló y el agua se congeló en paredes. El campamento de carpas de Israel debió de haberse sacudido ferozmente cuando esos torrentes soplaron a través del campamento. ¿Por qué permitió Dios que Israel pasara toda una noche tormentosa, cuando él bien pudo haber hablado una simple palabra y calmado los elementos?

Qué tormenta debió de haber sido. Y qué tiempo aterrorizante para Israel. Yo le pregunto a usted, ¿qué estaba Dios haciendo aquí? ¿Por qué Dios permitió que esa terrible tormenta continuara toda la noche? ¿Por qué no le dijo a Moisés que tocase las aguas con su manto, y que partiera las olas sobrenaturalmente? ¿Qué razón tendría Dios en permitir que esa terrible noche aconteciera?

Había sólo una razón: El Señor estaba haciendo adoradores. Dios estaba trabajando todo el tiempo, usando esa tormenta terrible para hacer un camino para que su pueblo saliera de la crisis. Pero los Israelitas no podían ver esto en ese momento. Muchos estaban escondidos en sus carpas (Sus propias coberturas denominacionales), pero aquellos que salieron afuera (Fuera del Campamento, para estar bajo la cobertura de Dios)presenciaron un espectáculo glorioso de luces. Ellos también contemplaron la gloriosa vista de las olas montándose, y las poderosas paredes de agua levantándose para formar una senda seca que atravesaba el mar. Cuando las personas vieron esto, ellos debieron de haber gritado, “Miren, Dios ha usado el viento para hacer un camino para nosotros. “¡Alabado sea el Señor!”
(El énfasis en paréntesis verde es mio.)