miércoles, octubre 13, 2010

UNA LISTA DE FALSAS ESPERANZAS RELIGIOSAS QUE ENVIARÁN A MUCHOS AL INFIERNO



Por Kevin Williams.
Traducido por Karen Villarreal Z.

Publcado originalmente en Ingles por el Ministerio Norteamericano I'll Be Honest bajo el título:A List of False Religious Hopes that Will Send Many to Hell


La Biblia advierte que hay muchos falsos conversos que se están aferrando a una falsa esperanza (Mateo 7:13-15) así que aquí tenemos una lista de falsas esperanzas religiosas que pueden enviar a la gente al Infierno. Mientras usted las lee “Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe, probaos a vosotros mismos.” (2 Cor. 13:5) y asegúrese de que no está confiando en una falsa esperanza. Su eternidad está en juego.

1. Haber Nacido en una Familia Cristiana.

2. Haber Sido Bautizado y Unirse a la Iglesia.

3. Tener un Entendimiento Intelectual del Evangelio/ Creer la Doctrina Bíblica

4. Ser un Pastor, o Servir en una Iglesia o Hacer Evangelismo

5. Reformación Moral

6. Haber Tenido una Experiencia Moral, Sea Gozo o Convicción

7. Haber Sido Sanado

8. Haber Visto una Visión Sobrenatural/ o Haber Tenido un Encuentro Angelical

9. Haber Sido Bendecido con Cosas Materiales/Riquezas/Dinero

10. Guardar la Ley/ Legalismo (Confiar en las Obras)

11. Escuchar Predicas Duras y Radicales

12. Tener Respuestas a Tus Oraciones

13. Tener “Puntos de Vista Religiosos: Cristianos” en tu Facebook, o Similar

14. Orar la “Oración del Pecador” o Similar, “Aceptar a Jesús, “Decidirse por Jesús” o caminar por el pasillo

15. Un Pastor me dijo que Yo soy salvo o me dijo “Bienvenido a la familia de Dios”

16. Tener un “Don Espiritual” como el don de Lenguas o Profecía


1. Haber Nacido en Una Familia Cristiana.

Haber sido criado en una familia Cristiana no hace a alguien un hijo de Dios. Jesús dijo: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.” (Juan 1:12-13)

Los Fariseos estaban confiando en su descendencia física, que tenían a Abraham “como su padre” (Juan 8:33) sin embargo Juan el Bautista les advirtió: “y no penséis decir dentro de vosotros mismos: A Abraham tenemos por padre” (Mateo 3:9) y Jesús les advirtió “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer.” (Juan 8:44)

Cuando alguien da un testimonio como “Yo siempre he sido Cristiano” esto debería disparar en nosotros la alarma puesto que Jesús advirtió “En verdad os digo que si no os convertís… no entraréis en el reino de los cielos” LBLA (Mateo 18:3).

Ahora, puede ser que alguien que haya crecido en la fe Cristiana, tenga la evidencia de una verdadera conversión, pero no tener una seguridad exacta de cuando ocurrió esa conversión, porque pueden mirar atrás a más de un punto en el tiempo en el que pudieron haberse convertido. Puede que haya existido más de una posible crisis o momento crucial en el que ellos pudieron haberse convertido, pero nunca ninguno. La Salvación viene “de las tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro. 2:9). Así que ellos deberían ser capaces de mirar a posibles momentos en su vida en lo que esto sucedió.

Nota: 2 Timoteo 3:15 es a menudo citado para reclamar que Timoteo no tenía un momento de conversión o que de alguna forma se convirtió gradualmente, pero eso es leer algo en el texto que simplemente no se encuentra allí.


2. Haber Sido Bautizado y Unirse a la Iglesia.

En Hechos 8, luego de escuchar la predica de Felipe (v12), Simón el mago “creyó; y después de bautizarse, continuó con Felipe” [se unió a los discípulos/ la iglesia]. Pero en el versículo 21 Pedro le dijo: “No tienes tú parte ni suerte en este asunto, porque tu corazón no es recto delante de Dios”.

Así que haber sido bautizado y unirse a la iglesia NO ES conversión.


3. Tener un Entendimiento Intelectual del Evangelio/ Creer la Doctrina Bíblica


“Tú crees que Dios es uno; bien haces. -¡También los demonios creen, y tiemblan!” (Santiago. 2:19)

Y los demonios clamaron a Jesús: “¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?” (Mateo. 8:29) dando a conocer que ellos sabían quien era Jesús, que hay un juicio que habría de venir, y que hay un lugar de tormento para el perverso.

La fe comienza con tener un correcto entendimiento del Evangelio. Sin embargo la conversión es mucho más que solo conocer los hechos correctos.

4. Ser un Pastor, o Servir en una Iglesia, o Hacer Evangelismo

Jesús advirtió “Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?’ (Mateo. 7:22) Estas personas estaban muy ocupadas en la iglesia, pero en el siguiente versículo Jesús les declara “Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.” (Mateo. 7:23) También note, que Jesús no les dice, que una vez El les conoció pero que ellos perdieron su salvación, sino que les dice que nunca les conoció. Aun cuando ellos profesaron a Cristo como su “Señor, Señor” (v.21) y estaban muy activos en servicio (v.22) nunca se convirtieron verdaderamente para comenzar.

5. Reformación Moral

Los fariseos eran considerados por las masas como personas altamente morales (Mateo 5.20), y alguien puede limpiarse mucho a sí mismo en el exterior sin haberse convertido (Mateo 23:27). El joven rico creyó que estaba haciendo un buen trabajo guardando los mandamientos (Mateo 19:20), y Pablo antes de su conversión (Rom 7:9) se sintió “vivo” y era moralmente bueno antes de que el Espíritu Santo obrara en su corazón.

Cuando Jesús en la ultima cena dijo: “uno de vosotros me va a entregar.” (Juan 13:21) Los discípulos no señalaron a una a Judas y dijeron “es él”, sino que dice que ellos estaban, “dudando de quién hablaba” (Juan 13:22), revelando que Judas tuvo que haber sido externamente moral en su carácter.

Muchos incrédulos renuncian a la bebida, el cigarrillo, lenguaje grosero etc. La reformación Moral NO ES conversión.

6. Haber Tenido una Experiencia Emocional, Sea Gozo o Convicción

En la parábola del Sembrador Jesús habló de aquel oidor de suelo pedregoso “que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo.” Ellos tuvieron una experiencia de gozo cuando escucharon el Evangelio, sin embargo el versículo continua: “pero no tiene raíz profunda en sí mismo, sino que sólo es temporal, y cuando por causa de la palabra viene la aflicción o la persecución, enseguida tropieza y cae .”

Así que estos oidores pedregosos “reciben” la palabra “con gozo” y así tienen una experiencia emocional, ellos “creen por un tiempo” pero NO están verdaderamente convertidos, como (v.15) nos dice que solo los “oidores de la buena tierra” llevan fruto para conversión, y que los falsos conversos son sembrados por el diablo (Mateo 13:39).

También Judas tuvo una experiencia emocional y fue redargüido “Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que Jesús había sido condenado, sintió remordimiento” (Mateo 27:3) pero él NO estaba convertido.

Esaú tuvo una experiencia emocional, pero NO estaba convertido pues “no halló ocasión para el arrepentimiento, aunque la buscó con lágrimas” (Hebreos 12:17)

Félix también tuvo una experiencia emocional. Cuando Pablo le predicó el Evangelio y habló de “la justicia, el dominio propio y el juicio venidero” (Hechos 24.25) dice que “Félix se espantó” (RV-60) pero él NO se convirtió.

7. Haber Sido Sanado

Cuando Jesús sanó a los diez leprosos sólo uno se convirtió y regresó a dar las gracias, los otros nueve, aunque sanados, siguieron perdidos.

“11Yendo Jesús a Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. 12 Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos 13 y alzaron la voz, diciendo: ¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros! 14 Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados. 15 Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz, 16 y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano. 17 Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están? 18 ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero? 19 Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.” (Lucas 17:11-19)

Una sanidad sobrenatural puede llevar a la conversión. “La benignidad de Dios te guía al arrepentimiento” (Rom 2:4) pero eso NO ES conversión. De los diez leprosos sanados por Jesús sólo uno fue convertido.

8. Haber Visto una Visión Sobrenatural/ o Haber Tenido un Encuentro Angelical

Muchos equivocadamente confían en alguna “experiencia cercana a la muerte” que tuvieron cuando “vieron una luz brillante” o cuando tuvieron una visión, sueño o algún encuentro angelical, pero esto NO ES conversión y la Biblia advierte “Satanás se disfraza como ángel de luz” (2 Cor 11:14)

9. Haber Sido Bendecido con Riquezas Materiales/Riquezas/Dinero

En Mateo 19 cuando Jesús le dijo al joven rico que renunciara a sus riquezas para seguir a Cristo dice que, “se fue triste, porque tenía muchas posesiones”.

Este hombre era muy rico pero NO estaba convertido. De hecho su dinero y posesiones eran las mismas cosas que lo frenaron de tener vida eterna con Cristo. Jesús dijo “es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.”(Mateo.19:24) y en Lucas 12:13-21 Jesús contó la parábola del rico insensato.

“Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro” (Hechos 3:6)

Jesús dijo: “Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar su cabeza..” (Mateo. 8:20) así que las bendiciones materiales no son prueba del favor de Dios, cómo tampoco la pobreza financiera y las dificultades son indicativos del desagrado de Dios.

Falsos maestros en el movimiento de la prosperidad han proclamado que Jesús tuvo que haber sido financieramente rico, “porque El tenia un tesorero” y ellos dicen que “sólo una persona rica necesita un tesorero”. Sin embargo, Judas simplemente llevaba la bolsa del dinero por los discípulos, y traicionó a Jesús por sólo “treinta piezas de plata” (Mateo 26:15) que es menos que tres meses de salario para un obrero común lo cual revela que no debió haber mucho dinero en el banco, de lo contrario él no habría sido tentado con tan pequeña cantidad sino que simplemente se hubiera escapado con la bolsa.

10. Guardar la Ley/ Legalismo (Confiar en las Obras)

Muchos están erróneamente confiando en que son “buenas personas” o que “guardan los mandamientos” o ciertas reglas, pero la Biblia dice “por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él” (Rom. 3:20)

Para ser justificado por guardar la ley/reglas uno debería guardar la ley de Dios a la perfección en cada momento de la vida pues “Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.” (Gal 3:10) pero “todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Rom 3:10)

Cualquier “buena obra” que hacemos tratando de ganarnos el favor de Dios es como un “trapo de inmundicia” (Isaías 64:6) porque la realidad es que al tratar de ganar el favor de Dios con nuestras obras, es como tratar de sobornar a un juez, pero Dios no es corrupto así que no aceptará los sobornos del hombre como sólo “El impío toma soborno bajo el manto” (Prov. 17:23)

11. Escuchar Predicas Duras y Radicales

Algunas personas están equivocadamente confiando que ellos estarán bien porque regularmente escuchan a predicadores como Paul Washer y Tim Conway que predican un mensaje duro y sin compromisos. Sin embargo, Judas regularmente escuchó la predicación dura y sin compromisos de Jesús, pero NO fue convertido.

12. Tener Respuestas a Tus Oraciones

En la misericordia de Dios, Caín tuvo su oración respondida (Gen 4:13-15) pero él NO FUE convertido (v.5, v.16), y también los diez leprosos tuvieron sus oraciones respondidas y fueron sanados (Lucas 17:11-19), pero sólo uno fue convertido. Así que Dios ocasionalmente puede conceder las peticiones de oración de personas incoversas, y en tales casos “la bondad de Dios te guía al arrepentimiento” (Rom. 2:4), pero tener respuesta a una oración NO ES conversión.

13. Tener “Puntos de Vista Religiosos: Cristianos” en tu Facebook, o Similar

Simplemente profesar ser un Cristiano no hace a alguien uno. Jesús dijo que en el día del juicio muchos profesarán ser Cristianos (Mateo 7:21.22), pero Jesús les declarará: “Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” (v.23)

Torcer las palabras de Jesús es decir que éste versículo “A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos.” (Mateo 10:32) está refiriéndose meramente a que el profesar ser un Cristiano hace a la gente un Cristiano cuando de hecho continuamente esas personas le niegan a El por su estilo de vida. La Biblia dice. “El que practica el pecado es del diablo” (1 Juan 3:8) y como dijo Jesús: “¿Por qué me llamáis, Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? (Lucas 6:46)

14. Orar la “Oración del Pecador” o Similar, “Aceptar a Jesús, “Decidirse por Jesús” o caminar por el pasillo

Muchos están equivocadamente confiando que son salvos porque han repetido alguna clase de “oración del pecador”, o/y que han escrito la fecha y la hora en que así lo hicieron en sus Biblias. Pero en ninguna de estas cosas se debe confiar. Cuando el joven rico le preguntó a Jesús “¿qué haré para heredar la vida eterna? (Marcos 10:17) Jesús no contestó, “sólo repite ésta oración después de Mí”, sino que le dijo que debía renunciar a sus ídolos “y ven, sígueme, tomando tu cruz” (Marcos 10:21) Una persona es salva a través de Cristo y NO como resultado de cualquier obra que ellos hayan hecho (Efesios 2:8-9).

Torcemos las escrituras si tomamos “que si confiesas con tu boca a Jesús por Señor, y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo.” (Rom 10:9) para decir que de alguna forma eso quiere decir que alguien es salvo, sólo porque ‘oró la oración del pecador’ o ‘se decidió por Jesús’. El contexto de esa frase fue escrito para una iglesia en la Roma imperial que estaba sufriendo mucha persecución (Rom. 8:35-36) y confesar que uno era un Cristiano tenia ciertas consecuencias de muerte, tortura y prisión.

Jesús dijo que en el día del juicio no todo el que le confiesa a Él con su boca entrará en el Cielo “No todo el que me dice: "Señor, Señor", entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. (Mateo 7:21) estas personas están convencidas de que son sinceras y están hacienda muchas obras “en el Nombre de Jesús” (v.22), Sin embargo Jesús les “declarará, Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” (v.23). Y Jesús NO le dice a estos “muchos” (v.22) que confiesan a Jesús como Señor con sus bocas, que ellos fueron una vez salvos y perdieron la salvación, sino que dice “Nunca os conocí” (v.23) ellos nunca se convirtieron en primer lugar.

Alguien que meramente confiesa creer y que dice “yo sé en mi corazón que soy salvo” no significa que sea convertido pues la Biblia advierte “Engañoso es el corazón más que todas las cosas” (Jer. 17:9)

15. Un Pastor me dijo que Yo soy salvo o me dijo “Bienvenido a la familia de Dios”

Aunque la vida de una persona con el tiempo dará alguna evidencia de si alguien es o no verdaderamente convertido (Mateo 7:16) uno no puede estar seguro acerca de la condición de las almas de otras personas pues ni un Pastor ni un mero hombre realmente puede ver dentro del corazón de una persona y Jesús advirtió que habrían cizañas/malezas (falsos convertidos) entre el trigo (verdaderos convertidos) y sería muy difícil para un hombre separarlos (Mateo 13:29). Así que el que alguien diga “claro que eres salvo” no es algo en lo que se deba confiar o descansar. La Biblia advierte que hay muchos falsos maestros diciéndole a la gente que ellos están bien con Dios cuando en realidad no lo están (Jer. 8:11; Mateo 7:13-20) y también en la parábola del Sembrador Jesús advierte que hay oidores “de suelo pedregoso” que al principio parece que están convertidos, pero después prueban que nunca lo estuvieron (Mateo 13:20-21).

16. Tener un “Don Espiritual” como el don de Lenguas o Profecía

Tener un don espiritual NO ES conversión y ciertamente no se debe confiar en eso. Los “muchos” en Mateo 7, a quienes Jesús les dijo “apartaos de Mi, nunca os conocí” estaban profetizando y diciendo muchas obras poderosas/ milagros pero NO estaban convertidos.

“Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.” (Mateo. 7:22-23)

Caifás profetizó y “Esto no lo dijo por sí mismo, sino que como era el sumo sacerdote aquel año, profetizó que Jesús había de morir por la nación; y no solamente por la nación, sino también para congregar en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos.” (John 11:49-52)

El Libro de Hebreos habla de aquellos que “una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero” (Heb. 6:4-5) pero que se apartaron revelando que nunca fueron realmente convertidos (1 Juan 2:19; Mateo. 7:23)
¿En qué estás TU confiando para entrar al cielo?

No hay nada más que vaya a llevar a una persona al cielo a parte de la consumada y perfecta obra (Juan 19:30) de Cristo Jesús en la cruz únicamente (Heb. 10:10; Judas 1:3).

muchos claman que ellos ‘confían en Cristo’ pero si tú les preguntas “¿Cómo sabes que vas a ir al Cielo?” ellos responderán algo como “porque he aceptado a Jesús” o “porque voy a la iglesia”. Y así revelan que están confiando en una falsa esperanza.

Querido amigo, si estás confiando en cualquiera de esas o en alguna otra razón aparte de sólo Cristo para pensar que vas a ir al Cielo, entonces eso indica que tu alma corre peligro. Jesús dijo “Yo soy la puerta” (Juan 10:7) y “El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador.” (Juan 10:1)

No hay otro camino a la vida eterna, “Jesús dijo… ‘Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí..” (Juan 14:6)

el libro de Hebreos dice que el fundamento de una verdadera conversión es el “arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios” (Heb 6:1). El contexto del libro de los Hebreos es que Cristianos profesos habían vuelto a guardar la ley/legalismo por lo que sus “obras muertas” aquí son cualquier falsa esperanza en las que las personas están confiando aparte de únicamente Cristo para su salvación. Para ser salvo, uno debe apartarse de, renunciar confiar en sus propias obras [muertas] y poner su fe/confianza en el Dios viviente.