domingo, enero 10, 2010

La Matriz del Hedonismo Cristiano



Por: John Piper Octubre 16, 1983

Efesios 5:21-33
21) Sometiéndoos unos a otros en el temor de Cristo. 22) Las mujeres estén sometidas a sus propios maridos, como al Señor. 23) Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo Él mismo el Salvador del cuerpo.24) Pero así, como a iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo. 25) Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se dio a sí mismo por ella, 26) para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra, 27) a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia en toda su gloria, sin que tenga mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuera santa e inmaculada. 28) Así también deben amar los maridos a sus mujeres, como a sus propios cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. 29) Porque nadie aborreció jamás su propio cuerpo, sino que lo sustenta y lo cuida, así como también Cristo a la iglesia; 30) porque somos miembros de su cuerpo. 31) Por esto el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer y los dos serán una sola carne. 32) Grande es este misterio; pero hablo con referencia a Cristo y a la iglesia. 33) En todo caso, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo; y que la mujer respete a su marido.
La teología de Pablo acerca del matrimonio comienza con la Palabra de Dios: La Palabra de Dios, quien es Jesucristo; y la Palabra de Dios, que es la inspiración del Antiguo Testamento. Y porque Dios no es un Dios de confusión, su Palabra es coherente. Tiene unidad. De modo que cuando Pablo quiere entender el matrimonio, él va a la Palabra de Dios-a Jesús y las Escrituras. Cuando él une a Cristo y la Escritura para oír la Palabra de Dios acerca del matrimonio, lo que él escucha es un misterio profundo con implicaciones prácticas muy intensas. Y lo que desearía hacer con ustedes esta mañana es explorar este misterio y aplicar dos de sus implicaciones prácticas a nuestras vidas.
Efesios 5:31 es una cita de Génesis 2:24, “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” Luego Pablo agrega en el verso 23, “Grande es este misterio, mas yo digo esto respecto de Cristo y su iglesia.” Pablo sabía algo de Cristo y su iglesia que le llevó a ver en Génesis 2:24 un misterio en el matrimonio. Volvamos a Génesis 2:24 y veamos más de cerca el contexto de este verso y su conexión con la creación.
Según Génesis 2, Dios creó a Adán primero y lo puso solo en el jardín. Luego en el verso 18 el Señor dijo, “No es bueno que el hombre esté solo, le haré ayuda idónea para él.” No creo que esto es un indicio de la comunión de Adán con Dios; ni tampoco es una pista de que el jardín era muy duro de cuidar. El punto es que Dios hizo a Adán para ser un ente sociable. Dios no nos creó para ser sacos de su misericordia, sino conductos. Ningún hombre está completo a menos que esté conduciendo la gracia (como electricidad) entre Dios y otra persona. (Los solteros no deben concluir que esto sólo es posible en el matrimonio.) Debe haber otra persona, no un animal. Por esto en Génesis 2:19-20 Dios dio pareja a los animales frente a Adán para mostrarle que los animales nunca serían una “ayuda idónea para él.” ¡Oh, los animales ayudan mucho! Pero sólo una persona puede ser coheredera de la gracia de la vida. (1 Pedro 1: 4-7). Sólo una persona puede recibir y apreciar, y disfrutar la gracia. Los animales no lo harán. Hay una diferencia infinita entre compartir las luces nórdicas con quien amas, que con un perro.
Por eso, de acuerdo al verso 21, “Entonces Jehová hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Habiendo mostrado al hombre que ningún animal podía ser su ayuda, Dios hizo otro humano de su propia carne y hueso para que fuera como él –y a la vez diferente de él. El no creó otro hombre. Creó una mujer. Y Adán reconoció en ella la perfecta pareja para él- diferente de los animales: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; esta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.
Creando una persona como Adán, pero diferente de Adán, Dios proveyó la posibilidad de una unidad profunda que de lo contrario hubiese sido imposible. Hay un tipo diferente de unidad que se disfruta en la unión de partes complementarias que la que se disfruta uniendo dos cosas iguales. Cuando todos cantamos la misma línea de melodía es llamado “unísono”, que significa “un sonido.” Pero cuando unimos diversas líneas de soprano, contralto, tenor y bajo, le llamamos armonía, y todo el que tiene un buen oído sabe que algo más profundo en nosotros es tocado por una gran armonía que por unísono. De modo que Dios hizo una mujer y no otro hombre. El creó la heterosexualidad, no la homosexualidad. La primera institución de Dios fue el matrimonio no la fraternidad.
Noten la conexión entre los versos 23 y 24, señalados por la palabra “por tanto” en el verso 24. En el verso 23 el enfoque se encuentra en dos cosas: Objetivamente, en el hecho de que la mujer es parte en carne y hueso del hombre y Subjetivamente, en el gozo que Adán experimenta al ser presentado a la mujer. “Esto es hueso de mis huesos y carne de mi carne.” Partiendo de estas dos cosas el escritor hace una inferencia sobre el matrimonio en el verso 24: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.” En otras palabras, en el principio Dios hizo la mujer del hombre como carne de su carne y hueso de sus huesos, y entonces la trajo al hombre para que descubriera en comunión viva lo que significa ser una sola carne. Entonces el verso 24 muestra la lección de que el matrimonio es simplemente esto: un hombre dejando a padre y madre porque Dios le ha dado una unión con esta mujer y no otra, y descubrir la experiencia de ser una sola carne. Eso fue lo que Pablo vio cuando buscó la Palabra de Dios en las Escrituras.
Pero Pablo conocía otra Palabra de Dios –Jesucristo. Él lo conocía profunda e íntimamente. El había aprendido de Jesús que la iglesia es el cuerpo de Cristo (Ef. 1:23). Por la fe una persona es unida a Jesucristo y a los otros creyentes de modo que “todos somos uno en Cristo Jesús” (Gál. 3:28). Los creyentes en Cristo son el cuerpo de Cristo- somos el organismo a través del cual él manifiesta su vida y en el cual su espíritu mora. Al conocer esto acerca de la relación entre Cristo y su iglesia, Pablo ve un paralelo aquí con el matrimonio.

Continue leyendo este edificante articulo haciendo clic sobre el titulo....