jueves, octubre 22, 2009

ENTREGA TOTAL



Por: Keith Green

Una comparación entre el comunismo y el cristianismo
"¡Estos hombres que trastornan el mundo entero también han venido acá!" (Hechos 17:6)
Cuando Jesús dio Sus instrucciones finales a los discípulos, antes de ascender al Padre, El aclaró que ellos tenían un trabajo de proporciones gigantescas a cumplir. "Y ustedes serán mis testigos en Jerusalén, y en Judea y Samaria, y hasta las partes más remotas de la tierra." (Hechos 1:8). Esta fue la primera vez que los discípulos fueron instruidos a mirar más allá de su pequeño país. De hecho, en su viajes misioneros anteriores, Jesús les había mandado a "no andar por los caminos de los gentiles (personas que no eran judíos), y no entrar en las ciudades de los samaritanos; sino ir a las ovejas perdidas de Israel." (Mat.10:5-6). De repente sus ojos fueron abiertos, su visión expandida. Todo prejuicio, toda hipocresía, todo nacionalismo y toda atadura cultural tuvo que desaparecer ante las palabras de Jesús: "Samaria y las partes más remotas de la tierra." Ningún judío de buena autoestima hubiera siquiera puesto el pie en territorio samaritano, ni mucho menos hablado con un samaritano; ¡y "las partes más remotas de la tierra" hubiera significado predicar a los gentiles paganos! "Seguramente", habrán pensado los discípulos, "esto significa predicar a los judíos esparcidos en el extranjero." Es casi chistoso, cuando continuamos leyendo Hechos, como uno por uno, Dios demostró a cada discípulo que El quiso decir exactamente lo que dijo... "Yo te he puesto por luz a los gentiles, para que lleves salvación hasta lo último de la tierra." (Hechos 13:47)
tomado de www.altisimo.net
haz clic sobre el titulo y te llevara al tema completo....