lunes, agosto 17, 2009

APOSTOLES: VERDADEROS O FALSOS


En el capítulo dos del libro de Apocalipsis, Jesús está caminando en medio de los siete candelabros, las cuales representan las iglesias de Asia menor. Entre las pocas cosas positivas que El les dijo están las siguientes palabras a la iglesia de Éfeso: “…y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos” (Ap. 2:2). El juicio de esos que pretenden ser apóstoles está mencionado entre las cosas positivas de la iglesia de Éfeso, lo cual agradó al Señor. Somos totalmente conscientes de que estamos viviendo días donde muchos de los hijos de Dios fallan en entender la diferencia entre probar y juzgar, discernimiento y crítica, y ver todos los sermones y escritos de naturaleza negativa como críticas destructivas. Esto ha llevado a un clima general de no-hablar impuesto por aquellos en control que resisten las reformas y permiten engaños sin restricción. Estamos ordenados a probar (dokimazo – a probar, examinar, escrutinizar) lo genuino de todas las cosas y retener aquello que es bueno. (Ver 1 Tes. 5:21). Es en este espíritu que escribimos el siguiente artículo.

Hoy en día en ciertos círculos, se hace un gran énfasis en la restauración del “oficio del apóstol”. Creemos que esto ha traído una desagradable preocupación a los hombres y mujeres hambrientos de poder que buscan acorralar a los santos de Dios en un redil que no pertenece al Buen Pastor. Como resultado, usted no puede patear una roca eclesiástica sin encontrar un “apóstol” bajo ella. Al comienzo parecía más bien inofensivo porque aquellos que reclamaban este título eran unos cuantos esparcidos, pero últimamente esta excesiva ambición se ha levantado como una torre en las planicies de Shinar.

Usted nunca debe subestimar la determinación de los hombres ambiciosos. Cuando la gente fija una cosa en su mente, y se une alrededor de una ambición central, “nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer” (Gen. 11:6). Esta preocupación sobre la restauración de los apóstoles ha resultado en un sistema de los así-llamados apóstoles y de un “apóstol que preside” sentado sobre ellos en ceremonial realeza. Bajo el nombre de apostolado bíblico, estos hombres han creado un nuevo Romanismo. Ellos se mueven tanto en círculos de poder religiosos como seculares, “mapeando” un imperio igual al papado mundial, usando sus propias versiones de gulas papales llamados memorandums. Estos hombres se establecen ellos mismos sobre el pueblo de Dios por el uso frecuente de títulos honoríficos y extravagantes nombres de ministerios. Si bien ellos dicen que sus acciones son bíblicas, hay poca evidencia escritural que los apoye.

Pero sí encontramos un pasaje que apropiadamente define la fuerza real detrás de esta nueva reforma apostólica. Se encuentra en 2 Corintios 11:13 donde el apóstol Pablo escribió:

Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan (3345 metaschematizo – auto transformación) como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras. (2 Cor. 11:13-15)
Para continuar leyendo haz clic sobre el titulo del articulo.....