jueves, marzo 17, 2011

Morir en Cristo es ganancia – Bob Jennings

“Señor, hice lo que pude!”

Es maravilloso cuando puedes decir esto delante de Dios. ¡Qué misericordia, qué misericordia, qué misericordia es llegar al final de nuestras vidas y saber que no vas a morir en tus pecados. Que no vas a morir en tus pecados, que vas a morir en Cristo, y en Su justicia. Hay una canción que dice, “Valiente estaré parado ese Gran Día.” Saber que vamos a morir con nuestros pecados perdonados y poder exclamar, “¡Qué bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado!” ¡Qué extremamente bienaventurado, extremamente bendecido! Piensa en el pasaje en Juan capítulo 8, donde el Señor dice tres veces, creo que está en el versículo 21, y dos veces en el versículo 24: :”Me buscaréis, pero en vuestro pecado moriréis; y si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis.” La tercera vez, Él dice, “moriréis en vuestros pecados.” Si realmente tienes ojos para ver, vas a templar viendo a todas las personas a tu alrededor que mueren en sus pecados. Conozco a personas que murieron en un coche, conozco a personas que murieron en una casa, otros murieron en un hospital, personas que murieron en un incendio, personas que murieron ahogadas. Escuché de un joven que murió en un estercolero. Son terribles maneras de morir pero nada de eso se compara con morir en nuestro pecado. Sí, morimos por nuestros pecados, “la paga del pecado es la muerte.” Aquí, el Señor dice algo un poco diferente, Él empieza a hablar sobre morir en tu pecado. Es como morir y enfrentarse a la eternidad y a un juicio con pruebas en tu contra, con ese pecado sobre ti, el aguijón de la muerte es el pecado, y eso es lo que lo hace tan terrible.......